Pie Diabético Sabadell

Pie diabético Sabadell

 El pie diabético es una patología que se presenta en personas diagnosticadas de diabetes, esto puede ocurrir cuando los niveles de azúcar en sangre son elevados.

Pudiendo provocar daño en los nervios produciendo hormigueo, calambres, entumecimiento, dolor o pérdida de la sensibilidad. Cuando nuestro nivel de sensibilidad está disminuido o desaparece es posible que no nos demos cuenta de una herida, ampolla, rozadura o una úlcera. Esto nos puede provocar complicaciones como infecciones, que luego nos dificultaran la curación. 

Si va acompañado de problemas vasculares será más difícil el tratamiento y la cicatrización. La infección y el deficiente flujo sanguíneo puede provocar gangrena, por lo que el músculo, la piel y otros tejidos empiezan a necrosarse pudiendo llegar a infectarse el hueso. Pudiendo llegar a una gangrena o amputación.

Sin embargo, hay soluciones para evitar que una herida en el pie se convierta en un importante problema de salud.

Pie diabetico

¿Cuándo visitar al podólogo cuando presenta pie diabético?

Los pies diabéticos pueden desarrollar problemas graves rápidamente, por ello es necesario acudir periódicamente al podólogo para un correcto cuidado o prevenir complicaciones.  Es recomendable acudir cada 2 o 3 meses, dependerá del tipo de pie diabético y el nivel de riesgo que presente. 

Acudir de inmediato a su especialista en los siguientes casos: 

  • Presenta un corte, ampolla o hematoma que no se cure en unos días
  • Piel enrojecida, dolorida o caliente
  • Presenta un callo (heloma) o duricia (hiperqueratosis)
  • Infección en el pie
  • Uñas engrosadas o encarnadas

Podólogo pie diabético Sabadell

En la visita se realiza un protocolo de exploración para prevenir o curar lesiones del pie diabético.

Consiste en una exploración; visual, vascular, sensitiva y de presiones.

Una vez tenemos todos los parámetros clasificaremos el pie diabético según el nivel de riesgo y realizaremos un correcto tratamiento, control y prevención de complicaciones. 

También en la visita se realizará el tratamiento según las necesidades del paciente.

¿Qué es el pie diabético? El pie diabético es una patología que se presenta en personas diagnosticadas de diabetes, esto puede ocurrir cuando los niveles de azúcar en sangre son elevados.

Pudiendo provocar daño en los nervios produciendo hormigueo, calambres, entumecimiento, dolor o pérdida de la sensibilidad. Cuando nuestro nivel de sensibilidad está disminuido o desaparece es posible que no nos demos cuenta de una herida, ampolla, rozadura o una úlcera. Esto nos puede provocar complicaciones como infecciones, que luego nos dificultaran la curación. 

Si va acompañado de problemas vasculares será más difícil el tratamiento y la cicatrización. La infección y el deficiente flujo sanguíneo puede provocar gangrena, por lo que el músculo, la piel y otros tejidos empiezan a necrosarse pudiendo llegar a infectarse el hueso. Pudiendo llegar a una gangrena o amputación.

Sin embargo, hay soluciones para evitar que una herida en el pie se convierta en un importante problema de salud.

El pie diabético puede ir acompañado de otras complicaciones como neuropatía, problemas vasculares o infecciones.

La neuropatía diabética es una de las complicaciones mas frecuentes de la diabetes mellitus. Afecta a diversas fibras nerviosas provocando síntomas como: 

  • Inhibición de estímulos dolorosos, excesiva presión, cambios de temperatura, propiocepción del pie
  • Atrofia y debilidad muscular provocando deformidades de los pies y aumento de la presión plantar
  • Sequedad de los pies con tenencia agrietarse, siendo más frágil frente agresiones externas y por lo tanto una puerta de entrada a la infección
  • Distensiones vasculares y demás

La enfermedad vascular periférica provoca alteraciones en el pie dejando la piel más expuesta y sensible al estrés biomecánico, dificulta la cicatrización y altera los mecanismos de defensa inmunitarios. Destacan los siguientes síntomas:

  • Dolor que obliga al paciente a pararse
  • Dolor en reposo, habitualmente por la noche
  • Lesiones tróficas localizadas en los dedos y en el talón del pie
  • Cambios en el color de la piel del pie 
  • Trofismo de la piel, sequedad, ausencia de vello, uñas engrosadas y atrofia de la grasa plantar del pie

En la visita se realiza un protocolo de exploración para prevenir o curar lesiones del pie diabético.

Consiste en una exploración:

  • Visual: observamos el color del pie, tipo de piel, si presenta alguna herida o zona enrojecida, tipo de uña, si presenta duricia o alguna callosidad.
  • Vascular: palparemos los pulsos del pie para observar si la circulación esta correcta y llega la suficiente sangre. Nos permitirá detectar una posible arteriopatía y derivar al medico especialista para un control y tratamiento.
  • Sensitiva: miraremos si presenta sensibilidad superficial y profunda con diferentes pruebas. También valoraremos si existe afectación de la sensibilidad propioceptiva, descoordinación e inestabilidad en la marcha.
  • Presiones: observaremos si presenta alguna zona de hiperpresión o sobrecarga en el pie que debamos controlar o descargar para prevenir posible úlcera. 

Una vez tenemos todos los parámetros clasificaremos el pie diabético según el nivel de riesgo y realizaremos un correcto tratamiento, control y prevención de complicaciones. 

También en la visita se realizará el tratamiento según las necesidades del paciente.

  • Plantillas preventivas o de descarga 
  • Curas de las heridas o tratamiento para lesiones del pie
  • Correcto corte y fresado de uñas
  • Limpieza de las duricias y callosidades
  • Asesoría de calzado
  • Instrucciones para el cuidado del pie en casa
  • Seguimiento del pie diabético
  • Realización de informe para el médico de familia 
  1. Debemos revisar los pies a diario: el paciente con pie diabético debe observar si hay algún corte, zonas enrojecidas, grietas, heridas, ampollas, cambio en las uñas. Incluyendo muchas que podrían hacerse con la fricción de su calzado.
  2. Mantener los pies limpios e hidratados. Lavar a diario con agua tibia y jabón neutro, realizar un secado exhaustivo sin fricción, especialmente entre los dedos para evitar maceraciones, grietas, infección por hongos…
  3. Hidratar a diario la piel con cremas hidratantes. Se recomienda aplicar crema antes de ir a dormir.
  4. Evitar focos de calor, como la utilización de bolsas de agua, mantas eléctricas …
  5. Utilizar siempre medias o calcetines anchos y sin costuras.
  6. No caminar descalzos. No es recomendable en ninguna circunstancia playas, piscinas, en casa…
  7. Inspeccionar el calzado a diario con la mano para detectar cuerpos extraños, imperfecciones o desgastes que puedan dañar el pie.
  8. Se recomienda calzado flexible con puntera redonda, transpirable y sin costuras.
  9. Es recomendable no utilizar instrumentos cortantes o punzantes para evitar situaciones que puedan provocar lesiones en los pies.
    El corte de uñas y la eliminación de las durezas deben de ser tratadas por un especialista.
  10. Acudir al podólogo para revisión o delante de cualquier signo de alarma. Se recomienda acudir para un correcto control del pie diabético, así como la prevención de las posibles complicaciones. Consulte sobre el pie diabético con nuestros podólogos en Sabadell.

Los pies diabéticos pueden desarrollar problemas graves rápidamente, por ello es necesario acudir periódicamente al podólogo para un correcto cuidado o prevenir complicaciones.  Es recomendable acudir cada 2 o 3 meses, dependerá del tipo de pie diabético y el nivel de riesgo que presente. 

Acudir de inmediato a su especialista en los siguientes casos: 

  • Presenta un corte, ampolla o hematoma que no se cure en unos días
  • Piel enrojecida, dolorida o caliente
  • Presenta un callo (heloma) o duricia (hiperqueratosis)
  • Infección en el pie
  • Uñas engrosadas o encarnadas 

En caso de tener alguna duda o detectar alguna lesión acudir al podólogo. El podólogo evaluara cada caso de forma única y con la dedicación que se merece. Realizando un tratamiento personalizado para evitar así cualquier complicación que pueda derivarse de su diabetes y afectar a sus pies.